domingo, 14 de febrero de 2016

Leandro Kalén - Mecánica Celeste (2015)




 Leandro Kalén nació el 5 de marzo de 1985 en Buenos Aires, es hijo del bajista, compositor y docente Máximo Rodríguez y realizó estudios de percusión, piano, canto, composición de canciones, bajo eléctrico, producción de espectáculos, producción independiente, comunicación y management, grabación y mezcla, arreglos, orquestación, producción artística y música contemporánea. Con este bagaje y la amplia experiencia trabajando con los artistas más diversos es inevitable no sorprenderse con la música contenida en Mecánica celeste, su nuevo trabajo.

Ecléctico, con una gran variedad de estilos que van desde el rock con influencias de los setenta, pasando por ciertos toques progresivos y de fusión, elementos étnicos e incluso porteños, la música de Kalén está identificada con la canción urbana contemporánea. Con desarrollos instrumentales en los que el músico demuestra una refinada elegancia y toques de modernidad que se ajustan al estilo de cada composición, la placa es un catálogo de géneros abordados en los que se lucen los casi 70 artistas participan que participan en ella.

Entre ellos figuran Litto Nebbia, Michiel Borstlap, Hermeto Pascoal, Darío Sztajnszrajber, Alambre González, Jorge Cumbo, Juan Carlos Ingaramo, Patricio Villarejo, Oscar Kreimer, Jimmy Santos, Roberto Catarineu, Dorita Chávez, Alejandro Manzoni, Fernando Lerman, Guido Martínez, Sami Abadi, Miriam García, Conce Soares, José Balé, Renzo Baltuzzi, Pedro Menéndez, Juan Namuncurá, Rubén Carrasco, entre otros.

Canciones como "Ovillo", "Hablan" (con su aire folklórico) o "Extraño" (con un eficaz arreglo de cuerdas), se entrelazan con los toques de fusión de "Submundo" y las variantes que ofrece en su desarrollo "Huayra" (con elementos de jazz y étnicos) y las originales versiones de "Viento del Azur" de Spinetta o "Los dinosaurios" de García.

Original, vibrante, sorprendente, con una producción sonora y musical de nivel superlativo, el artista expresa con gran imaginación un universo sonoro que no duda en reconocer las múltiples influencias musicales y culturales que lo nutrieron. Sin dudas, Mecánica celeste, al igual que Kalén, es un hijo musical del Expreso Imaginario. 


Mecánica Celeste, el nuevo álbum de estudio del multiinstrumentista Leandro Kalén, despierta en este invierno para invitarnos a un viaje gravitacional de 16 tracks, entre mayoría de composiciones propias y versiones de temas de Luis Alberto Spinetta y Charly Garcia.

Cerca de 70 artistas participan aquí, entre ellos: Litto Nebbia, Michiel Borstlap, Hermeto Pascoal, Darío Sztajnszrajber, Alambre González, Jorge Cumbo, Juan Carlos Ingaramo, Patricio Villarejo, Oscar Kreimer, Jimmy Santos, Roberto Catarineu, Dorita Chávez, Alejandro Manzoni, Fernando Lerman, Guido Martínez, Sami Abadi, Miriam García, Conce Soares, José Balé, Renzo Baltuzzi, Pedro Menéndez, Juan Namuncurá, Rubén Carrasco.


Leandro Kalén, multiinstrumentista, está presentando su nuevo trabajo discográfico que se llama Mecánica Celeste y  cuenta con más de 60 invitados, en charla con Baldosas Flojas el músico nos cuenta sus influencias, su amor por la música y la manera de componer las letras de los temas.

Leandro Kalén nació en 1985 en Buenos Aires, fue premiado en las ediciones 2008 y 2009 del COREAR, concurso de remixes de música para videojuegos (ADVA). Compuso música original para videojuegos, cortometrajes y obras de teatro. Participó del desfile artístico histórico organizado por Fuerza Bruta para el bicentenario Argentino (2010).Es director del show "La Pantera Rosa con música en vivo", donde una orquesta de 6 miembros musicaliza y ambienta en vivo capítulos originales del personaje creado por Blake Edwards, con la música original de Henry Mancini.
En 2012, en el marco del ciclo Verano Parlamentario, ofreció un concierto unipersonal en el Congreso de la Nación. Produjó conciertos temáticos dedicado a la obra de artistas como Luis Alberto Spinetta ("Hombre de Luz", en el CC Caras y Caretas, 2012) o Pat Metheny (Casa del Árbol, 2014).

En este  2015 lanzó su disco  "Mecánica Celeste", luego de haber trabajado en más de 40 álbumes como intérprete o productor y en donde tiene cómo invitados a Litto Nebbia, Michiel Borstlap, Hermeto Pascoal, Darío Sztajnszrajber, Alambre González, Jorge Cumbo, Juan Carlos Ingaramo, Patricio Villarejo, Oscar Kreimer, Jimmy Santos, Roberto Catarineu, Dorita Chávez, Alejandro Manzoni, Fernando Lerman, Guido Martínez, Sami Abadi, Miriam García, Conce Soares, José Balé, Renzo Baltuzzi, Pedro Menéndez, Juan Namuncurá, Rubén Carrasco. 

En charla con Baldosas Flojas el cantautor nos contó sus inicios, sus motivaciones hacia la música, la tecnología, el público y lo que puede generar una canción.

¿Cómo definirías a Leandro Kalen?

Creería que tal vez sea la respuesta menos marketinera del mundo, pero sin duda debo declararme incompetente para una serie de consignas, entre ellas cómo definirme.  Lo habito, decir más sería irrelevante. En esa esencia confluye una cantidad enorme de variables y detallitos que a merced de cada uno, pueden generar diferentes cosas, sensaciones.

¿Cuáles fueron tus motivaciones para acercarte a la música?

Al principio dubité entre varias posibilidades laborales, todas fuera del campo más o menos realizable y convencional: arquero de Boca, agente del FBI, astronauta, entre otras...y la música estaba última en la lista. Si bien manifestaba alguna que otra aptitud auditiva y creativa, con el tiempo se fueron apartando las demás posibilidades, y a los 15 años empecé a estudiar formalmente después de algunos intentos en la infancia. No obstante, en mi hogar siempre sonaba música: Al Jarreau, Goyeneche, Ney Matogrosso, Gismonti, Spinetta, Sting, Stan Getz, y un inabarcable etcétera.

Con un padre músico y hermanos que se acercaban de a poco, no era difícil leer el destino de todo eso. Escuchaba con auriculares discos por ejemplo de Pat Metheny y cantaba los arreglos de los instrumentos como si fueran pistas por separado. Al principio para mí era como un juego...y después se fue haciendo una sed que ocupó todos los aspectos de mi vida, fui adquiriendo varios instrumentos mientras trabajaba de otra cosa, todo lo que hacía sonido me atraía, y bueno, se fue transformando en un trabajo.

¿Cuáles fueron y son tus influencias?

Muuuuchas. Trato de sacarle siempre algo, alguna mínima cosa a todo lo sonoro que se me cruza por delante, incluso en la calle misma. La vía pública, el ambiente, los sonidos de la rutina son una fuente inagotable de recursos donde para mí en primera instancia se cimenta lo musical. El lenguaje es una capa posterior, habiendo hoy en día tantas posibilidades de experimentación con medios acústicos y electrónicos el valor de la textura es enorme, permite fusiones impensadas. Pero siempre con filtro, con criterio.

Ahí radica lo elemental de la influencia, no es copiar o parecerse, sino buscarle una elaboración, una vuelta personal a eso que te tocó. En ese sentido hay ochocientos mil nombres, qué se yo, además de los que mencioné están Stevie Wonder, Charly, Rodolfo Alchourrón, Drexler, Jaco, Rubén Rada, Joe Zawinul, el Cuchi Leguizamón, Allan  Holdsworth, Ivan Lins, Genesis, Ed Motta, John Frusciante, Philip Glass, Donald Fagen, Erik Satie, Joni Mitchell, Michael Jackson, James Taylor, Rubén Blades, Gino Vannelli, Matthew Herbert, Robert Glasper, Daniel Melero, Jarle Bernhoft, Frank Zappa, Hugo Fattoruso...y por ahí a una esfera más elevada a lo musical pero ligada a ella me gustan Hamlet, Seth Mc Farlane, Nikolav Tesla, Oscar Wilde, Francis Bacon, Foucault...y el Mono Fontana.


¿De qué se trata Mecánica Celeste?

Es un disco prácticamente conceptual donde la gracia pasó por juntar a seres queridos, familia, a ídolos, a amigos que vivían en otros países, y armar un quilombo importante y que cada uno aporte a la atmósfera de cada tema desde sus recursos y posibilidades. 

Todos, los 67 participantes del material están por una razón, en varios temas o en un pedacito de uno, pero cumpliendo algo puntual, fundamental. Medité bastante tiempo la idea de hacer un disco, después de haber producido muchos otros...y evalué muchas cosas, la forma, qué música, con quién, si lo hago todo solo y demás...y al final decidí ir llamando gente, anotar algunas cosas que me imaginaba y después dejar fluir otras como si hubiera tenido la respuesta desde siempre. Y la verdad fue un lindísimo proceso, lleno de historias y de anécdotas que por ahí no se trasluce superficialmente en lo que se escucha, pero para mí era muy importante hacerlo y de esta manera, que sea una aventura colectiva donde cada uno pinceló dentro del contexto, o hizo lo que se le cantó, y está bárbaro

En cuanto a lo descriptivo, son 16 tracks, donde hay casi todas composiciones propias y versiones de temas de Spinetta, Charly y Leo García. En cuanto a la cuestión género, la verdad que es muy difícil encasillarlo. Si en vez de jazz, rock, canción, se pudiera poner en las bateas etiquetas como "quilombo" o "aventura", sería más apropiado. 

¿En qué te inspiras a la hora de componer las letras de los temas?

Hay un par de letras del disco en que tuve bastante ayuda de colegas; de bastante joven me di cuenta que si tenía alguna aptitud para la literatura, sin duda era para la prosa, para la poesía no me alcanzó el astral, por decirlo de alguna manera. En los primeros grupos en que toqué escribía letras que realmente hoy las leo y me da bastante vergüenza, de hecho algunas las hice desaparecer, pero bueno, es lógico dentro de una etapa, un proceso. Con el tiempo lo fui trabajando, estudié algo del tópíco, y justamente me fui dando cuenta que en mi caso no hay fórmulas que surtan efecto constantemente, y descreo bastante de ellas.

El leiv motiv puede salir de diferentes formas. A veces mucho de lo que compongo es instrumental porque la matriz creativa reside en eso, no sé si toda melodía que se me cruza tenga que tener letra porque sino lo siento como forzado si no hay de qué hablar. Realmente, a veces no tenés de qué hablar, y para que sea otra bajada de línea inerte sobre el amor o su visión subjetiva, como un incalculable porcentaje cercano al 100% de la música popular, prefiero que sea una melodía cantable e instrumental y que tenga que decir lo suyo, de esa manera. A veces me surge una letra directamente con una melodía , o a veces escribo algo que está ahí, o grabo una nota de voz en el celular, y ahí se queda hasta que su melodía aparezca. Tengo muchas cosas sin resolución, y allí esperan. De los temas que compuse letras para el disco, son de diferentes épocas, y salieron casi por arrebato. Y así me convencieron.

Si tuvieras que comparar Mecánica Celeste con un jugador de fútbol, una comida, un color, un lugar, un momento, un artefacto, un libro, una película, etc ¿ Con qué lo harías?

Alguna vez un colega me dijo entre risas que era el Mascherano de la música por esta cosa de tocar varios instrumentos y acompañar, colorear, ir a tapar agujeros, correr en varios frentes. Mecánica Celeste  para mí es un disco actual con todo el peso que creo lleva esa palabra: actual. Quise tocar la música que quisiera escuchar. Claramente no en los medios masivos porque la tendencia va hacia otro lado y está bien, pero me interesaba darle una entidad al envase y al contenido por igual.

Quizás abarca muchas cosas y eso puede resultar un poco tedioso y hasta insoportable por qué no, hay que tener en cuenta todas las variables posibles, pero me parece que este material va hacia eso. Por qué no llamar 67 tipos y correr el riesgo de que sea un pastiche descontrolado? Por qué no probar de hacer un disco largo y con una desgeneración notable y con dejos experimentales y todo eso? Y bueno, que sea lo que tenga que ser. Pero la esencia del trabajo era ésa...lo imposible como pregunta, como consigna superadora. 


¿Cómo llegaste y pensaste a los invitados del disco?

Hay cuantioso peso específico de artistas en el disco. Por mencionar algunos, están Litto Nebbia, Hermeto Pascoal, Darío Sztajnszrajber, Alambre González, Jorge Cumbo, Juan Carlos Ingaramo, Patricio Villarejo, Oscar Kreimer, Jimmy Santos, y Michiel Borstlap, pianista de Ludovico Einaudi y Gino Vanelli, entre otros.

A algunos los contacté de forma algo caraduresca por facebook, soy de creer que hay que ir a buscar la suerte, de última él No está. Así que a varios sin conocerlos incluso les expuse sincera y concretamente mi idea con no muchos detalles en mails y mensajes.

Con Litto ya había una relación de tiempo antes y un deseo de colaborar con algo que hiciera, así que ni lo pensé. Hubo un criterio desde ya, y está en sintonía con lo que dije cuando hablaba respecto de qué trataba el disco...la cosa era que cada uno plasmara sus "poderes" digamos, en el discurso general. A decir verdad tampoco me interesaba sumar nombres comercialmente famosos para vender un tema, se entiende? Sino realmente tipos que me gustaran, con los que moría por hacer algo y que acentuaran el potencial creativo de la obra.

¿Se piensa en el público a la hora de pensar un show?

Si tomo a la pregunta como impersonal, te diría que sí, pero con una fuerte carga tendenciosa. A veces pienso que al público se lo ve como ganado, como ovejas que tenés que arriarlas a un show para hacerte el aguante, y a cambio de una entrada te ponen luces y remeras y marketineadas y menesteres que la verdad no hacen al contenido musical, pero hablar de público es algo muy abstracto. Yo no sé qué quiere la gente, en principio hago lo que me gusta y me divierto con mis amigos y mis colegas, eso es lo primordial, después el público va y viene, el que está interesado viene. Lo que me parece esencial justamente es eso, el respeto que vos tenés por lo que hacés. Cuando de alguna manera lo que hacés se supedita a una necesidad tácita del "público", te estás condicionando. Una cosa es preguntar si les parece tocar algo movidito para que haya variedad, matices, qué se yo, y otra cosa es creer que se sabe lo que la gente quiere. Me parece que hay algo de subestimación.

¿En qué ayuda y perjudica la tecnología en la música actual?

Todo depende de la mano que aplique esos elementos. A mí me encanta la paleta de posibilidades que hay hoy en día, en su posibilidad de mixturarlas con otras previas, y que se vaya haciendo todo más portable y sencillo. Sin embargo, creo que a veces tanta facilidad afecta el filtro, o sea, no todo es plausible de ser publicado, de ser mostrado. Por ejemplo, ya el concepto de demo está paulatinamente desapareciendo, dando paso a "discos" con procesos a veces algo precarios de elaboración. Me parece que ése es el aspecto a cuidar, a que no se empobrezca la calidad y contenido. De hecho, es al revés me parece, si tenés más recursos, más chances de experimentar y de probar y de enriquecer la materia.

¿Crees que a través de un tema musical se puede generar consciencia o mostrar otra forma de vida?

Creo que sí. Es un tanto relativo, pero creo que todos tenemos una fibra ubicada en distinto lugar que está ahí, esperando algo que lo mueva. La expresión artística en períodos previos del arte universal tenía eso como ideal, ahora pienso que sobrevive el lema, pero enarbolado en un contexto mercantilista. Me atrevo a afirmar que si uno está convencido de aquello que dice con su música sea ésta cantada o no, por fuera de las luces y artificios, algún impacto genera, aunque sea en un tipo, y eso ya es importante.

ENGLISH

While Leandro Kalén thinks in bass – thanks to his dad (also a bassist) – he covers a lot more ground. A multi-instrumentalist and producer, Leandro has performed with at least 50 acts in his 16 years playing bass.

Leandro is this week’s No Treble reader in the spotlight. Here’s his story…

Bio:
I’ve played for 30 years and I’m dedicated to music as producer and performer. I was born in Buenos Aires, Argentina, and I began studing music at the age of 12.

Some of my studies and teachers: EMPA, Escuela Sónica, Gustavo Liamgot, Abel Rogantini, Rosario Bléfari, Roberto Catarineu, Osvaldo Fattoruso, Naná Vasconcelos, Rufus Reid, César Camargo Mariano.

After having participated in more than 40 albums, I’ve recorded a solo album, Mecánica Celeste, where incredible musicians colleagues were involved: Litto Nebbia, Michiel Bortslap, Jorge Cumbo, Hermeto Pascoal, Alambre González, Darío Sztajnszrajber, Juan Carlos Ingaramo, Jimmy Santos, Patricio Villarejo, Sami Abadi, Oscar Kreimer, Miriam García, Fernando Lerman, Rubén Carrasco, Juan Namuncurá, Pedro Menéndez, among others. On this album, I played the following instruments: glockenspiel, melodica, keyboards, synths, acoustic piano, 6/12 acoustic guitars, electric and synth guitar, percussion, soundscapes, voices, and obviously acoustic, fretless, and 4/5 electric basses.

I’ve interacted with, among others: Fuerza Bruta, Daniel Messina, Javier Calequi, Luvi Torres, Nicolás Ojeda, Baltasar Comotto, Raúl Carnota, Javier Barría, George Haslam, Paulo Alexandre Jorge…

Location:
Buenos Aires / Argentina

Day gig:
I work as a professional musician, producer and performer. I’m also working as music professor, especially with children and people with disabilities.

Years experience:
16 years

Bands & Gigs:
I have worked with more than 50 artists and bands until now. Currently, I work with my own group, and also with Tomás Martini, Gaby Colman, Luciano Fraga, Walter Soria Trío, Yendo, Azul Dadá, Máximo Rodríguez Group, among others. I also work as sessionist.

Gear:
Yamaha BBN4
Faim Violin Bass
AG electroacoustic bass
Upright bass (luthier)
GK amp
Vox Lil Looper
Why I play the bass:
My father is a renowned bassist and teacher. That certainly has created a precedent for me. In every song I listened to, I could sing the bass part. At one point I found it terribly natural.

My bass superpower/claim to fame:
My emphasis is placed on the adaptation to different musical contexts. I’m interested in dialogue with the cultural baggage carried by each artist, especially through the language of improvisation. In fact, I would love to record with musicians from all over the world and connect with their ways of understanding music, through the benefits of new technologies.

I tend to think the music through the bass, but also I can play many other instruments.

My influences:
My first and main reference on bass is Sting. I’ve always been struck by his subtlety, finesse…that jazzy background, his powerful sound and dynamics for the benefit of the song!

However, there’s another bassist who will always be my devotion for many reasons: the immense Jaco.

Other major influences: Jeff Berlin, Oteil Burbridge, Eddie Gómez, John Patitucci, Derrick Hodge, Brian Bromberg, Ashton Barrett, Chris Squire, Mark Egan, Nathan East…

Beyond the bass: Luis Alberto Spinetta, Stevie Wonder, Rubén Rada, Pat Metheny, Joe Zawinul, Gustavo Cuchi Leguizamón, Pedro Aznar, George Harrison, Allan Holdsworth, Bill Evans, Tom Waits, Ivan Lins, Egberto Gismonti, Genesis, Salif Keita, Sergio Mendes, Ed Motta, Bjork, John Frusciante, Philip Glass, Donald Fagen, Carlinhos Brown, Erykah Badu, Erik Satie, Maurice Ravel, Claude Debussy, Joni Mitchell, Michael Jackson, James Taylor, Prince, Chico Buarque, Jim Beard, David Byrne, David Bowie, Toto, Andreas Vollenweider, Rubén Blades, Gino Vannelli, Ryuichi Sakamoto, Leo Maslíah, John Cage, Mauricio Kagel, Lol Coxhill, Maria Schneider, Matthew Herbert, Robert Glasper, Johhny Cash, Ralph Irizarry, Tim Minchin, Jarle Bernhoft, Sledge Hammer, Hamlet, Horacio Larumbe, Seth Mc Farlane, Nikolav Tesla, Thelonius Monk, Frank Zappa, Oscar Wilde, Francis Bacon, fluxus, Alf, Foucault, Leibniz, Hugo Fattoruso, Mono Fontana.







BUY THIS ALBUM!!!