miércoles, 16 de enero de 2013

Biodramina Mood - ¡Arriba Excursionistas! (2012)


¡ ARRIBA EXCURSIONISTAS !

Señoras y señores excursionistas, desabróchense los cinturones. Para este viaje sonoro sus cuerpos deben sentirse cómodos y sus mentes liberadas. Les recomendamos, incluso, recostar sus asientos para un mayor disfrute de la excursión. Tómense su biodramina y entrarán en el estado de relajación adecuado para que sus sentidos fluyan con la libertad que emana esta música y para que su cuerpo flote en el espacio como un astronauta gracias a las notas ingrávidas de nuestro grupo de excéntricos excursionistas melódicos, Biodramina Mood.


Les advertimos que lo que van a escucharles tocar durante este vuelo no lo han oído antes. Sólo quizá en el primer trabajo de la banda, Centrífugado Magnético, que ya mostraba la asombrosa capacidad de evocación visual de su música, pero en ninguna otra parte encontrarán la marciana y evocadora combinación de instrumentos de este combo. Hay que felicitar a su capitán y compositor, Antonio Fernández, por haber creado un cóctel sonoro que nuestras orejas no habían catado hasta la fecha. Sus steel guitars y sus guitarras jazzísticas y surferas se funden como el queso en ese entramado que crean la tuba de Chiaki Mawatari, el chelo de Lucía Díez y la marimba de Vera Garrido, tres instrumentos que intercambian los papeles rítmicos y melódicos con una velocidad y precisión dignos de una comedia de enredo.Se entrelazan sus timbres pero no se lían. Al contrario, crean una música con muchas capas perfectamente diferenciadas en las que el sonido acuoso y flotante de la marimba parece caminar de puntillas sobre las cálidas, nostálgicas cuerdas del violonchelo de las que parece reírse la tuba con su sonido orondo y cómico que marca el ritmo con paso firme. Por ahí aparece entonces la batería de Raúl Rodríguez para crear una fina película rítmica que da continuidad y conexión a los demás personajes. Es la trama, la red, llena de matices, ágil y sutil, pero también fuerte cuando conviene, que pone la mecha al cohete. Despeguemos.


¡Arriba excursionistas! Empieza el viaje. Súbanse a una tabla de surf para navegar las primeras olas de “Hup!”, un rock and roll surfero por las costas de Hawai que nos llevará plácidamente hasta los sonidos tropicales de “Banana Split”, un exquisito batido de influencias con aires de calypso aderezado con ritmos y percusiones afrocaribeñas. Desde allí cogeremos el avión de “Al Aeropuerto, rápido!”, un swing que haría las delicias de Henry Mancini, especialmente en esa introducción de cine negro que da paso a un vertiginoso tema de jazz de persecución.
 Seguiremos volando en una “Cama sobre la Polinesia” en la que el slide sobre las cuerdas de la steel guitar nos hace soñar con paraísos exóticos y vergeles lejanos. Se colarán ustedes en una película de policías y detectives gracias a las notas de jazz misterioso de “Mr. Kaplan”, un homenaje al personaje de Hitchcock de “Con la muerte a los talones”, que va creciendo en intensidad hasta estallar en un explosivo punteo de guitarra. Memorable. Tampoco olvidarán ustedes el tenebroso inicio de “Robo al casino de Montecarlo”, en el que un tremendo riff del chelo a ritmo de bolero da paso a una secuencia de melodías de la guitarra y la marimba que les harán visualizar todo el atraco.


Necesitarán refrescarse después del acaloramiento de esa escena de acción. Sumérjanse en el océano para bucear junto a una “Extraña ave acuática” en un viaje submarino en el apreciarán hermosos contrapuntos entre los instrumentos que se entrecruzan como si de una danza de peces moviéndose entre corales se tratara. Salgan a la superficie para pasear por la Italia de Nino Rota, saltarina, divertida y luminosa, gracias al ritmo de feria que marca la tuba en “Toma tu mascarpone”, la alegre polka con la que se cierra esta fascinante excursión. Por el camino no dejen de repostar y tomarse un respiro de tanto ajetreo. Pueden echarse una cabezadita mientras mastican las oníricas “Nueces en la mesa”, una nana que les hará tener sueños infantiles. También les aconsejamos compartir con amigos la balada más melancólica de este viaje, “Me dijiste tres y sois cinco”, en la que el chelo entona frases de un lirismo arrebatador.


Puede que, a pesar de este atracón sonoro, usted sea de los que nunca tiene suficiente, de los que siempre dice “Just can’t get enough” recordando el clásico de Depeche Mode. Pues no se contenga. Disfrute de la asombrosa versión que Biodramina Mood ha hecho de ese tema de los 80, transformando el teclado en marimba, el bajo en tuba y la voz en guitarra. La palabra inaudito se inventó para ocasiones como ésta. Y para bandas como Biodramina Mood, especialistas en sonidos que sus orejas no han oído antes. (Javier Gallego)


¡Arriba Biodramina! ¡Arriba, excursionistas!


Antonio Fernández - guitarra y Lap Steel
Lucía Díez - violonchelo
Vera Garrido - marimba, lira y percusiones
Chiaki Mawatari - tuba
Raúl Rodríguez - batería y percusiones

01 Hup!
02 Banana slpit
03 Al aeropuerto, rápido!
04 Cama voladora sobre la Polinesia
05 Mr.Kaplan
06 Nueces en la mesa
07 Just can't get enough
08 Robo al casino del Montecarlo
09 Me dijiste tres y son cuatro
10 Extraña ave acúatica
11 Toma tu mascarpone


JAZZ ARGENTO