sábado, 17 de noviembre de 2012

Keith Jarrett - At The Blue Note The Complete Recordings BOX SET & 6 CD (1995)


Durante bastante más de una década este trío no ha dejado de despertar sombro y admiración entre sus incondicionales. En su multifacética y siempre imprevisible progresión, Keith Jarrett se ha mostrado fiel a esta fórmula que podría parecer agotada tras su primera docena de grabaciones. Pero con su obstinado deseo de explorar esta maravillosa fuente que son los standards ha querido ir aún más lejos con sus dos 
fieles acompañantes encerrándose durante tres noches seguidas en el Club Blue Note de Nueva York para luego sacar en estos seis compactos todo lo que tocaron en idéntico número de sets. No sólo es lo más insólito y atrevido que jamás hayan hecho tres músicos en vida, sino que es una extraordinaria y quizá irrepetible hazaña digna de nuestros elogios y agradecimientos.


En un esfuerzo de mutuo entendimiento y máxima concentración, Jarrett, Peacock y DeJohnette logran brindarnos horas y horas de gran creación libre de cualquier banalidad, cualquier concesión, cualquier  paso en falso y donde con insistencia se hace atente un común deseo de respetar y ennoblecer la latería musical. No se trata de un repertorio previamente elegido.


Cada tema nace y cree dentro de un espíritu de improvisación y es elaborado de manera inesperada que a veces da lugar a nuevos temas el transcurso de los solos del pianista. Magníficos ejemplos de ello son la larga y bellísima versión de Green Dolphin Street con que empieza la última noche en el famoso club que, dicho sea por otra parte, por primera vez despierta nuestra simpatía.


El trío nos sorprende constantemente con su paridad de superarse, y parece a su vez que sorprendió por el desarrollo de su trabajo. Escuchen las dos versiones de Partners, endiabladas improvisaciones de Jarrett y Peacock sobre un blues de Charlie Parker que impresionan precisamente por lo que las separa. Para Jarrett todo es una cuestión de acercarse a la materia con la mente abierta al máximo. "Como un oyente más, el músico sale al escenario con la esperanza de tener una cita musical. Sabe que la música está allí (lo está siempre), pero el encuentro depende no sólo de técnica y sabiduría sino también de disponibilidad", dice el pianista en la breve introducción a esta nueva y monumental obra.


Pocos genios en el área jazzística han dividido tanto las opiniones como Jarrett. Sigue siendo el mismo personaje polémico que conocemos desde siempre, virtuoso egocéntrico y caprichoso rodeado de admiradores y enemigos. Sea como sea, nadie puede discutir su autoexigencia, su entrega, su enorme generosidad en este colosal y continuo esfuerzo por apurar la técnica, explorar el piano, dignificar y renovar los standards a fin de alzarlos al nivel de clásicos. Lleva incansablemente esta tarea, que es su obsesión y su ambición, desde hace ya muchos años.


El catálogo de ECM está repleto de ejemplos de su arte y en esta ocasión nos ofrece más de siete horas de música increíble. Puede parecer excesivo, y una inversión que asustará al coleccionista. Pero creo sinceramente que la adquisición de estos seis compactos es no sólo aconsejable sino inevitable para el aficionado serio, interesado en seguir el jazz en su faceta más creativa. Que nadie se siente obligado a una 
audición ininterrumpida ni cronológica de lo que Jarrett. Peacock y DeJohnette tocaron durante tres noches seguidas de junio en Nueva York.


Se puede empezar, por ejemplo, con el último set del sábado con sus tan seductoras versiones de How Deep Is The Ocean y Cióse Your Eyes, llenas por una parte de un profundo lirismo, por otra de un auténtico e irresistible drive. Y seguir con el mencionado On Green Dolphin Street del primer set del domingo, más de 20 fascinantes minutos que llevan a los tres protagonistas muy lejos en improvisaciones que se convierten en nuevas creaciones. Fall In Love Too Easily está enlazado de manera absolutamente natural con un tema de Jarrett, The Tire Within, que es una perfecta muestra de su obsesión por fijarse y agarrarse a una idea para insistir en ella y exprimirla hasta el agotamiento. Entre este laberinto de vías musicales se ocultan muy personales homenajes a Ellington, Parker, Monk y Rollins que no dejan de conmover.


Volver a vivir tan memorable fin de semana en Nueva York no es precisamente perder el tiempo. Siempre se aprende algo nuevo, tal como ocurre con otras grabaciones anteriores de este importantísimo trío. Ebbe Traberg.

JAZZ ARGENTO

Bop-Be

3 comentarios:

Andres dijo...


Don Jazz Argento tremenda joya has subido coleccion infaltable para el verdadero amante del Jazz.

Muchas Gracias, Saludos

Jorge del Parque dijo...

¡Extraordinaria colección!
Muchas gracias.

Fernando dijo...

Thank you for this material!