sábado, 10 de noviembre de 2012

CD 1 Fred Hersch Trio - Alive at the Vanguard (2012)


Esta vez es Alive, no Live. Tras la enfermedad de Hersch es un título apropiado, con su toque de humor y que busca complicidad. También porque hay una vitalidad en el toque del pianista de Cincinatti totalmente nueva que le hace asumir riesgos continuamente llevado de la imprevisibilidad de la invención, los reflejos 
cultivados de un trío en sintonía perfecta y un campo de acción de enorme alcance. Porque si algo se desprende de este Alive at The Vanguard es la felicidad de toque de una banda que puede dirigirse donde quiere y como quiere sin dejar de abandonar las marcas de Hersch: su querencia por el formato canción, su influencia de la música clásica e impresionista, su magisterio del piano bop y el lirismo a raudales.


La excitación del proceso, su sentido del descubrimiento, la libertad para dar forma, el nivel de toque hacen sospechar que, tras Whirl y Everybody’s Song but My Own, Fred Hersch ha alcanzado una nueva fase de excelencia, lamejor de su larga carrera. Esta vez no hay barreras. Hersch se encuentra a sus anchas ya sea en una pieza dotada de la carnalidad también nueva de Havanna, de ritmos latinos en el kit de McPherson, en el homenaje a Paul Motian en Tristesse, en el que Hersch superpone largas líneas melódicas de origen impresionista sobre una batería que pinta acentos y texturas sin ritmo claro, una especialidad del maestro fallecido. 

El diálogo sin esfuerzo del trío, a la vez elegante y gozoso se hace patente en el Segment parkeriano, de un embelesante contrapunto de líneas paralelas en un brillantísimo juego de manos y de una invención llena de chispa. Los tres medleys del doble CD ya valen el precio de adquisición del disco. El ya probado de LonelyWoman con Nardis es el pináculo, la química de la rítmica lo lleva, como en Softly as in aMorning Sunrise, fluida y astuta, como lo es también Doxy que cierra el disco, manifiestos de independencia de criterio.


Queda un segundo cedé, con un estupendo Opener, con MacPherson aventando el tema, y dos medleys de enjundia The Wind-Moon and Sand, poético y volátil, y The Song Is You-Played Twice, piezas del más alto nivel. No hay desvanecimientos interpretativos, ni fluctuaciones en la química del trío ni flaquezas en el 
repertorio; sólo que como CD éste no está construido con la consistencia y conexión tema-a-tema que traza un arco del primero. El mensaje es claro: Hersch está vivo y bien, y en el mejormomento de su carrera. Uno de los discos a trío del año. (Ángel Gómez Aparicio)

Fred Hersch - piano
John Hébert - bass
Eric McPherson - drums

1. Havana 6:49
2. Tristesse (for Paul Motian) 6:24
3. Segment 6:50
4. Lonely Woman / Nardis 12:23
5. Dream of Monk 6:10
6. Rising, Falling 6:46
7. Softly As In A Morning Sunrise 5:52
8. Doxy 6:45

JAZZ ARGENTO